fbpx

Conoce a la familia imperial mexicana


No únicamente España o el Reino Unido cuentan con una “familia real”. México también tiene la suya. Sólo que, en este caso, la “familia imperial” vive en el exilio, en Perth, Australia. Además, no es considerada como tal en nuestro país, ante la inexistencia del “trono de México”.

En México la monarquía no existe y la Constitución establece, en su artículo 12, que en el territorio nacional “no se concederán títulos de nobleza, ni prerrogativas y honores hereditarios, ni se dará efecto alguno a los otorgados por cualquier otro país”, por lo que en caso de que los “Götzen-Iturbide” arriben a México no se les reconocerían sus títulos nobiliarios.

El Primer Imperio Mexicano fue el primer Estado mexicano independiente, tuvo una breve duración durante los años 1821-1823, y su único monarca fue Agustín de Iturbide, conocido como Agustín I, quién se casó con Ana María Huarte, una descendiente de los Marqueses de Altamira, tuvieron 10 hijos, Agustín Jerónimo, el Príncipe Imperial y heredero, Sabina, Juana, Josefa, Ángel, Salvador, María, Dolores, Felipe y Agustín Cosme; de los cuáles sólo Ángel y Salvador tuvieron descendencia legítima, se cree que el Príncipe Imperial tuvo una hija natural en Perú con Nicolasa Fernández de Piérola, llamada Jesusa de Iturbide, quién se casó con el presidente de esa Nación, Nicolás de Piérola.

El Segundo Imperio Mexicano, más duradero y conocido, se estableció entre los años 1863-1867, cuyos monarcas fueron Maximiliano de Habsburgo-Lorena, conocido como Maximiliano I, nieto del emperador Francisco II del Sacro Imperio Romano Germánico, y Carlota de Sajonia-Coburgo-Gotha, hija del rey de los belgas, Leopoldo I.

La pareja no tuvo descendencia, pero tomo bajo su tutela a los nietos del emperador Agustín I: Agustín de Iturbide y Green, hijo del príncipe Ángel y Salvador de Iturbide y Marzán, hijo del príncipe Salvador.

A la caída del imperio, y el fallecimiento del príncipe Ángel sin hijos, la titularidad de la Casa Imperial Mexicana pasó a la hija que Salvador de Iturbide y Marzán tuvo con la baronesa Gisela Mikos, la princesa Josefa Sofía de Iturbide y Mikos.

La princesa Josefa Sofía se casó con barón Johann Tunkl, con quien tuvo a la baronesa María Gisela Tunkl-Iturbide, esta a su vez se casó con el conde Gustavo Von Götzen, padre de el Conde Maximiliano Von Götzen- Iturbide y la condesa Emanuela.

Don Maximiliano es el indiscutible jefe de la Casa Imperial de México y es heredero al trono, tanto por parte de la tradición Iturbide como por la Habsburgo. Él ha sido la cabeza de la Casa Imperial por cerca de 50 años, y es necesario aclarar que no está interesado en desempeñar algún papel político en México.

Maximiliano von Götzen-Iturbide está casado con María Anna de Franceschi, quien desciende de una línea de nobles croatas y venecianos. Tienen dos hijos nacidos en Australia: Fernando, actualmente de 21 años, quien sería el segundo en la línea de sucesión al “trono imperial”, y Emanuela, nacida en 1998.

Maximiliano es empresario, gusta de practicar deportes, como la equitación y el esquí, y participa en competencias de yates. Su hijo mayor, el príncipe Fernando Leopoldo, fue educado en el exclusivo y prestigioso instituto suizo Le Rosey. Está interesado en la historia mexicana y estudia actualmente administración gubernamental en la Universidad de Georgetown.

Y tú ¿conocías a la familia imperial mexicana?

FUENTES: https://www.excelsior.com.mx/nacional/2013/07/07/907658