fbpx

Derecho a la igualdad y a la no discriminación


Son demasiados los países en los que la orientación sexual de una persona (por quién siente atracción), su identidad de género (cómo se define como persona, al margen de su sexo biológico) o su expresión de género (cómo expresa su género al vestirse, peinarse o maquillarse) supone soportar a diario la discriminación, desde los insultos hasta el acoso, pasando por la negación de puestos de trabajo o de atención médica adecuada.

En muchísimos casos, la gente LGBTI es hostigada por la calle, golpeada y, a veces, asesinada, sólo por ser como es. Entre octubre de 2017 y septiembre de 2018, una oleada de violencia contra la población transexual se cobró la vida de, al menos, 369 personas.

Las relaciones entre personas del mismo sexo se consideran delito en 70 países, y en 9 de ellos pueden castigarse con la pena de muerte.

Incluso en los lugares en los que esta legislación tan restrictiva no llega a aplicarse, su mera existencia refuerza los prejuicios contra la población LGTBI.

Los defensores y defensoras de los derechos LGBTI han superado enormes desafíos, poniendo en grave peligro su propia seguridad personal para denunciar abusos contra los derechos humanos de la población LGBTI, y obligar a cambiar las leyes que la discriminan.

  • Toda persona debe poder sentirse orgullosa de ser quien es y de amar a quien ama. Todas las personas tenemos derecho a expresarnos con libertad. El artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (que consagró por primera vez los derechos de todas las personas) protege el derecho de toda persona a expresarse con libertad.
  • Erradicar la homofobia y la transfobia salva vidas. El acoso contra la población LGBTI pone a aquellas personas que se identifican como LGBTI en una situación de grave peligro de sufrir daños físicos y psicológicos. Toda persona tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad.
  • Si acogemos a la población LGBTI y entendemos sus identidades, podremos aprender a eliminar muchas de las limitaciones que imponen los estereotipos de género. Estos estereotipos son nocivos para toda la sociedad, ya que definen y limitan cómo se supone que debemos vivir la vida. Si los eliminamos, todas las personas serán libres de desarrollar todo su potencial, sin limitaciones sociales discriminatorias.
  • La población LGBTI y, en especial, quienes no se ajustan a las convenciones de género, a menudo corren peligro de sufrir exclusión económica y social. La lucha por leyes más inclusivas, al margen de la orientación sexual y la identidad de género, permitirá a estas personas realizar sus derechos a la salud, la educación, la vivienda y el empleo.

¿Conoces a alguien que haya sido discriminado por su orientación sexual?¿Has sufrido discriminación?

Recuerda nuestra Constitución señala en su Artículo 1° que queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Fuente: Amnistía Internacional

https://www.amnesty.org/es/what-we-do/discrimination/lgbt-rights/#:~:text=Toda%20persona%20tiene%20derecho%20a,imponen%20los%20estereotipos%20de%20g%C3%A9nero.