fbpx

El estilo de manejo: la clave para usar menos combustible


Conducir un automóvil parece ser sencillo, sin embargo, hay algo más que sólo acelerar, frenar y dirigir el volante de nuestro automóvil. Seguramente, usted se ha preguntado por qué un mismo vehículo ofrece distintos rendimientos; la respuesta es: el estilo de manejo.

La conducción técnico-económica es una técnica moderna de manejo que aprovecha el torque del motor para obtener el mejor desempeño del vehículo.

La aplicación de la conducción técnico-económica reduce sus gastos en combustible y también se obtiene un mayor confort en la conducción y una disminución en los riesgos al volante.

Aplica las siguientes indicaciones y notarás inmediatamente la disminución de tus gastos en gasolina:

  • Arranque en frío: Cuando arranques tu vehículo, no lo aceleres para calentarlo, pues además de incrementar las emisiones y el consumo de combustible, se provoca mayor desgaste del motor. La forma de hacerlo es colocar el freno de mano, pisar el embrague (clutch), cambiar a neutral (punto muerto) y mover la llave de encendido sin quitar el pie del clutch. Esto facilitará el arranque.

Es importante no pisar el acelerador. Una vez que ya arrancó el vehículo, espera 30 segundos, quita el freno de mano y después inicia la marcha. Avanza a velocidad moderada al inicio de tu recorrido acelerando progresivamente. Evita calentar tu automóvil por más de un minuto. Un motor trabajando en vacío o ralentí, sólo consume gasolina y dinero.

  • Cambios de velocidad: En un vehículo con transmisión manual, en cuanto sea posible (es decir, en cuanto el sistema motriz lo permita), cambia a una marcha superior. Las marchas bajas están diseñadas para lograr un alto empuje (torque) y una rápida aceleración; la quinta y siguientes velocidades son para ahorrar gasolina. Trata de manejar en las últimas relaciones de la transmisión.

En la mayoría de los vehículos, se puede obtener una velocidad de 60 km/h en la última relación de la caja de cambios.

  • Actitud positiva al volante. El conductor hábil resiste la tentación de apresurarse, respeta el reglamento de tránsito, maneja con calma pero siempre alerta, se anticipa sin agredir a quienes comparten su camino. Su manejo es suave y seguro. No frena bruscamente, conserva su distancia, prevé las disminuciones y aumentos de velocidad. No fuerza las relaciones de la transmisión y mantiene una velocidad constante. El acelerar y frenar intempestivamente sólo le genera mayor consumo de combustible y desgaste acelerado de su motor
  • Acelere gradualmente. Presiona con suavidad el acelerador y conduce su vehículo a una velocidad constante.
  • Límites de velocidad. Respeta los límites de velocidad. Generalmente los vehículos tienen un buen rendimiento alrededor de los 60 km/h; en carretera, se sugiere hasta 110 km/h; arriba de esta velocidad puede haber un sobreconsumo de combustible, superior a 15%.

La diferencia entre la conducción técnico-económica y la manera común, representa hasta el 30% de ahorro.

Maneja con técnica -y con una sonrisa- y ahorra dinero.

FUENTE: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/411781/INECC_Triptico_Conduccion_Tecnico.pdf