fbpx

El fruto del Peral es delicioso y nutritivo


Los perales (Pyrus) son un género de árboles frutales perteneciente a la familia de las rosáceas, la misma que el manzano. El género tiene alrededor de 30 especies con frutos carnosos que se extienden alrededor del mundo, en especial gracias al fruto que se obtiene de su cultivo: la pera. 

Este árbol frutal es originario de la zona templada de Europa y Asia, pero a lo largo de los siglos se han ido seleccionando variedades a partir de los perales silvestres y las especies de perales asiáticos.

Los perales árboles de tamaño mediano, que alcanzan de media 10–17 m de alto, a menudo con una coronación alta y estrecha; unas pocas especies son arbustivas. El peral silvestre alcanza unos 20 metros de alto, que es lo que pueden alcanzar también algunas variedades cultivadas. Las especies más bajas tienen su límite en los 12 metros.

El peral cultivado en huertos de frutales prefiere zonas de clima más fresco y húmedo, pero con veranos cálidos. Sin embargo, el peral silvestre prefiere bosques y matorrales zonas de media montaña, junto con robles y olmos. Se puede encontrar desde la llanura hasta la montaña. En la zona alpina hay perales silvestres hasta los 850 msnm.

Cuando el peral florece, sus flores parecen racimos que nacen en distintas partes de un eje. Normalmente tienen 5 pétalos de color blanco y sus estambres tienen una coloración más púrpura. Una curiosidad de las flores del peral es que son hermafroditas.

Cuando se producen las peras y se destinan a su consumo, lo principal es para la repostería; aunque también se comercia enlatada en almíbar o mermelada. También se emplean en algunos tipos de dulces y tartas y se usa para la fabricación de mermeladas.

Cuando comemos pera ingerimos e introducimos en nuestro cuerpo vitaminas del complejo B-B1, B2 y niacina. Todo esto nos ayuda a regular el sistema nervioso, mejora nuestro aparato digestivo y nos ayuda a fortalecer el músculo cardíaco. Además, también posee vitaminas A y C, aparte de minerales como calcio, fósforo, magnesio, potasio y cobre.