fbpx

Extinción de Fondos CONACYT, un golpe a la ciencia


Antes de su desaparición, los fondos del CONACYT tenían como parte de sus objeticos el otorgamiento de apoyos y financiamientos para actividades directamente vinculadas al desarrollo de la investigación científica y tecnológica; becas y formación de recursos humanos especializados; realización de proyectos específicos de investigación científica y modernización, innovación y desarrollos tecnológicos, divulgación de la ciencia y la tecnología; creación, desarrollo o consolidación de grupos de investigadores o centros de investigación, así como para otorgar estímulos y reconocimientos a investigadores y tecnólogos, en ambos casos asociados a la evaluación de sus actividades y resultados.

Estos fondos se encontraban clasificados de la siguiente manera:

  • Fondos Sectoriales
  • Fondos Mixtos
  • Fondos Institucionales
  • Apoyos Institucionales
  • Información financiera de Fondos Conacyt
  • Programa de Estímulo a la Innovación
  • Estímulo Fiscal a la Investigación y Desarrollo de Tecnología

Los del CONACYT estaban dirigidos a las universidades e instituciones de educación superior públicas y particulares, centros, laboratorios, empresas públicas y privadas y demás personas que se encuentren inscritas en el Registro Nacional de Instituciones y Empresas Científicas y Tecnológicas.

A junio de 2020 se benefició a:

  • 58 mil 31 becas nacionales
  • 3 mil 188 becas extranjero.
  • 626 estancias postdoctorales nacionales.
  • 237 estancias postdoctorales extranjero.
  • 62 estancias postdoctorales sabáticas.

Entre los principales afectados se encuentran investigadores de distintas ramas de la ciencia y la tecnología, quienes han perdido el apoyo para continuar son su labor.

“Tenía bastantes experimentos atrasados. Uno de ellos tiene conflicto con México porque se estaba impulsando la creación de un sincrotrón en Hidalgo. Al parecer, tampoco se va a llevar a cabo”, lamenta Abigaíl desde Barcelona.

La geocientífica especialista en minerología a nanoescala necesita utilizar equipo altamente especializado como parte de su trabajo posdoctoral. A diferencia de las personas que pueden realizar home office, Abigail vio interrumpido su trabajo debido a la pandemia.

Para Pedro, doctor en química, al regresar a las actividades en laboratorio se encontró con equipo que ya no funcionaba.“De repente nos dicen ‘vámonos, cierra todo, no sabemos cuándo vamos a volver’. Eso originó que no se tuvieron las consideraciones necesarias para mantener bien los equipos. Cuando regresamos, descubrimos que dos equipos ya no funcionan,  ahora ya no tendremos recursos para concluir”, cuenta desde Madrid.