fbpx

Nuevo León: es tiempo de voltear al futuro



Los abuelos contaban historias de un diluvio que destruyó la ciudad allá por 1909. Tras varias horas de lluvia, el río Santa Catarina, en la oscuridad de la madrugada, se desbordó, y el Monterrey de aquellos años, quedó bajo el agua. No sería la primera, ni la última vez.

De los escombros los nuevoleoneses reconstruyeron la ciudad, el dolor se convirtió en su fuerza y su fuerza en esperanza. Hoy, nuevas tragedias nos azotan. Una crisis de salud, económica, de seguridad y la más terrible de todas, una crisis de confianza en nuestros líderes e instituciones. Gobiernos fallidos uno tras otro, en Nuevo León y en nuestro México. 

La pandemia nos ha arrebatado nuestra tranquilidad, nos ha robado nuestros planes, nos ha dejado dolidos ante la pérdida de seres queridos y temerosos en este presente incierto. 

Pero con la misma fuerza de siempre, volveremos a salir adelante. Nuestro espíritu se mantiene a pesar de la desgracia, y nuestro valor crece con cada reto nuevo que aparece. 

La historia se ha encargado de recordarnos lo resilientes y fuertes que somos. Resilientes porque ante la adversidad siempre nos adaptamos y prosperamos, y fuertes, porque a pesar de la incertidumbre, nunca dejamos de trabajar ni de luchar por nuestros hijos, nuestras familias y por el mejor futuro que ellos merecen.

Nos dicen que estamos echados pa´delante. En esta tierra nuestra solo volteamos al pasado para recuperar fuerza y hacerle frente al presente, sabemos que atrás no están las respuestas ni las soluciones.

Soñar con ayeres mejores no genera futuros más prósperos, el trabajo y el esfuerzo sí. Por eso, nuestra causa no se trata de recuperar el Nuevo León que fuimos, se trata de construir puentes entre lo que hemos superado y lo que queremos mejorar, se trata del Nuevo León competitivo y fuerte como el que merecen y necesitan las nuevas generaciones.

Los desafíos de hoy sólo los vamos a superar con la mirada en el porvenir. Y aunque desde el centro se diga lo contrario, aunque desde el Gobierno Federal se empuje para regresar al pasado, idealizando la historia, nuestros respetos; pero aquí, en Nuevo León, vamos a voltear al futuro. 

Vamos a trazar el camino a la recuperación económica, vamos a sentar nuevos precedentes, a impulsar energías limpias, vamos a cuidar nuestras montañas y nuestros recursos naturales, vamos a pelear por los derechos de las mujeres. 

Vamos a sacar adelante a Nuevo León y a México trabajando, construyendo y exigiendo, como siempre lo hemos hecho. Sin dádivas, sin limosnas y sin regalar el dinero que tanto trabajo nos cuesta producir. Solidarios sí, generosos sí, pero nunca asistencialistas.  

En el Nuevo León del siglo XXI debemos hablar con la verdad y tomar decisiones adecuadas a nuestro tiempo y a nuestro contexto. Debemos afrontar el presente volteando hacia el futuro y hacia el pasado, sólo, tan sólo, para no repetir nuestros errores.

Y ¿qué significa voltear al futuro? Significa que las mujeres gobiernen por igual, que se sientan seguras y que se persiga con todo el peso de la ley a quienes les hagan daño. Voltear al futuro es blindar las energías renovables para que todos respiremos aire puro. Es proteger nuestros recursos naturales y rescatar nuestras montañas. 

Es luchar por que cada mexicano y cada mexicana tenga opciones saludables para alimentarse. Voltear al futuro es tener transporte seguro, de buena calidad y con tarifas justas. 

Es tener nuestras prioridades claras. Es proteger ahora más que nunca, a nuestros médicos y a todo el personal de salud. Es apoyar a los empresarios, apoyar el arte y la cultura y que todos los trabajadores tengan una remuneración digna. 

Voltear al futuro es recordar de qué estamos hechos y echar toda la carne al asador. Es seguir trabajando desde el campo, las escuelas, los hospitales, las universidades y las oficinas. Es no darnos por vencidos, porque en Nuevo León no cabe la derrota. 

Nuevo León, es tiempo de Voltear al Futuro.