fbpx

Mortalidad por COVID-19 en México: ¿Quiénes están siendo más vulnerables?


De acuerdo con el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, uno de los datos que debería ser considerado para estudiar el impacto del COVID-19, es el de la mortalidad, ya que el número de contagios es bastante impreciso, sobre todo porque no se aplican pruebas masivas a la población.

Los certificados de defunción contienen información sociodemográfica importante como la edad, sexo, entidad federativa, escolaridad y ocupación. A continuación, te presentamos unos datos para conocer el panorama:

Distribución según el sexo

  • El 70% de los muertos eran hombres, sin embargo, esto no aplica en todas las edades.
  • Entre la edad de 1 y 19 años mueren más mujeres que hombres.
  • El 7% de los hombres fallecidos tenía entre 40 y 69 años de edad.
  • Entre los hombres, el 9% de los fallecidos tenía menos de 40 años y el 20% más de 70 años
  • Entra las mujeres, el 9% era menor de 40, el 65% de las fallecidas tenía 40 y 69 años y el 27% más de 70.

Distribución según escolaridad

  • El 71% de los muertos por COVID-19 tenían primaria terminada o primaria incompleta, preescolar o no tenían escolaridad.
  • Sólo el 13% tenía estudios superiores.

Distribución por ocupación

  • Casi el 84% pertenecen a trabajos no remunerados (amas de casa, jubilados, pensionados), empleados del sector público, conductores de vehículos, profesionales, personas desempleadas.
  • El 11% de las defunciones eran empleados del sector público, principalmente en el sector salud.

Distribución por entidad federativa

  • El 55% de las muertes ocurrieron en la Ciudad de México y en el Estado de México.
  • Las mayores tasas de mortalidad se concentran en el centro del país y en los estados fronterizos, tanto en el norte como en el sur.

¿Dónde ocurrieron las defunciones?

  • Más de la mitad ocurrieron en unidades médicas para población abierta. La gente que acude a estos lugares es la que no tiene cobertura médica ligada a un empleo formal.
  • El 30% ocurrieron en clínicas del IMMS.
  • El 3% en unidades médicas privadas.
  • El 4% en el hogar.

Como te habrás dado cuenta, contar con mayor escolaridad y un empleo formal es un factor determinante en esta contingencia sanitaria, ya que son factores que influyen en el acceso a mejores servicios de salud, por lo que es sumamente importante que se aprueban iniciativas que brinden apoyo a la población que es más vulnerable y permita disminuir los contagios y la mortalidad por COVID19 en nuestro país, así como proteger nuestras fronteras ante nuevos brotes.

Fuente: Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM https://web.crim.unam.mx/notas-de-coyuntura/hector-hernandez