fbpx

Sábila, una suculenta medicinal de usos milenarios


Aloe vera, llamado sábila, acíbar o aloe de Barbados, entre otros, es una especie suculenta de la familia Liliaceace Asphodelaceae. El Aloë es originario de las zonas tropicales de África y del sur de Arabia. Es decir, se da en climas sub-tropicales y tropicales. Cabe señalar que llegó a nuestro país después de la Conquista. 

En la actualidad, Aloe vera crece en varios países, pero sobre todo en las zonas de clima tropical y templado de México, Paraguay, Nigeria, Belice, Australia, Barbados, Paraguay y Estados Unidos. En este último se cultiva principalmente en Arizona, Texas y Florida.

El cultivo de sábila es relativamente sencillo y no son necesarios requisitos especiales para su crecimiento, lo que ha facilitado su propagación mundial.

La sábila es una angiosperma, por lo que produce flores donde se encuentran los órganos sexuales. Florece específicamente en verano y produce polen que al unirse con el óvulo desarrolla una semilla, la cual contiene al embrión de una posible nueva planta.

Un 99 por ciento de la planta se compone de agua, y el gel contiene glicoproteínas que detienen el dolor e inflamación cutánea, y polisacáridos que aceleran la reparación. Gracias al descubrimiento de esto, la sábila tiene un sinnúmero de aplicaciones en la cultura occidental y oriental, en varios campos.

En la medicina tradicional, ha sido usada para tratar padecimientos de la piel, para aliviar o curar las quemaduras solares e hidratar la piel sensible o irritada. El gel es usado también para tratar cortaduras y quemaduras leves.

Hoy en día goza de mucha popularidad. La industria cosmética la usa como ingrediente de cremas hidratantes y anti irritantes, de champús, jabones, protectores solares, maquillaje y cremas para tratar el herpes labial. Se dice que el jugo tiene propiedades laxantes y que puede ayudar a establecer los niveles de azúcar en la sangre de personas con diabetes tipo 2.

Es importante saber que el gel tiene toxicidad y puede producir efectos secundarios de variada gravedad si no se administra de forma adecuada o en dosis seguras. El gel no debe aplicarse en heridas profundas o graves, y lo mejor es consultar al médico antes de comenzar a consumir un suplemento alimenticio que contenga Aloe vera.